A SOLAS Y EN SILENCIO

Ana Elisa Moros Guerrero



A solas y en silencio,
Señor mío:
con mi dolor sin precio
de un hastío
que pretende adueñarse
del destino
de esta vida tan poca
que me queda.

A solas y callada:
con el alma,
sin reir, sin llorar,
sin decir nada
y sabiéndolo todo
Tú, Dios mío.

A solas quiero verte
y que me veas.


A solas, Señor mío:
para pedirte
de tus brazos asirme
y que tú seas
quien guíe mi destino
y mis desvelos.

A solas, Señor mío
y en silencio...!


ME VOY SIN TI

Ana Elisa Moros Guerrero


Me voy sin ti. Me voy por el sendero
donde se extingue toda la verdad.
Me voy sin ti. Me voy con los viajeros
que se olvidan de su felicidad.

Me voy sin ti. Me voy con tus recuerdos;
con las reliquias de ese gran amor.
Es triste y enlutado mi sendero
pero el alma me presta su valor.

Seguiré caminando hacia muy lejos
aunque viéndote siempre en mi querer.
¡Dios mío! ¿cómo haré? ¿cómo te dejo
si no puedo vivir sin tu querer?

Pero me voy, me voy porque no quiero
sepultar las auroras de ese amor.
Me voy sin ti. Me voy con tus recuerdos
¡con las reliquias de ese gran amor!

Ana Elisa Moros Guerrero nació en Rubio, estado Táchira, Venezuela, el 7 de diciembre de 1.917. Formó parte de la numerosa y laboriosa familia de Don Benigno Moros y Doña Eduvigis Guerrero de Moros. Recibió su educación primaria en el Colegio Americano de su ciudad natal, y la secundaria en el Liceo Simón Bolívar de San Cristóbal. Desde sus años juveniles mostró interés por las letras y participó en publicaciones regionales de la época. Quiso hacer su carrera universitaria en esa especialidad, anhelo que no pudo materializar por no existir esta disciplina en las universidades venezolanas de aquel entonces.
Inició estudios de derecho que no terminó y dedicó su labor a la contabilidad y la administración. Hizo carrera como Fiscal del Impuesto Sobre la Renta, especialidad en la que aún participa activamente como 
asesora de una selecta clientela.  Sin embargo, nunca ha dejado de escribir poemas de variadísima inspiración, de modo que números y poemas continúan fluyendo sin cesar de su clara mente y de su laboriosa pluma.  Hoy en día Ana Elisa, abuela y bisabuela, es muy conocida como La Nona  (manera tachirense de referirse a la abuela)".

 

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.