CREPUSCULO DE MUJER

Dirbi Maggio

Le llegaron las violetas,

y las nubes del poniente.

Va vistiéndose de lilas

y bronces resplandecientes,

que pronto serán huellas de resplandor,

vestigios de una luz que fue.

Blanda suavidad cae

sobre su atardecer desnudo.

Un sol malva en cada pecho;

un vientre occidental

con hilos de oro.

Y su boca,

morada de ocasos,

baja hacia el horizonte

en tornasolado desmayo. 

Ya nadie recorre ese cuerpo,

salvo el crepúsculo.

 


NOSOTROS

Dirbi  Maggio

Una crecida de manos

y de yemas,

un rebasamiento de caricias.

Un halago caliente

desde el cuello

hasta la cima rugosa

de los talones.

Una demencia de abrazos

hasta el corazón de los huesos.

Nosotros.

Un aluvión de bocas

y de labios,

unos ojos encendidos

de cinturas y de pechos.

Una riada de huellas apretadas,

subversivas.

Nosotros.

Un diluvio de presiones,

un desorden de latidos,

un inmoderado, confuso,

alborotado

derramamiento de besos. 

 

 

Logo3.jpg (1650 bytes)

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario - Graffiti  

Villa Sabina - Gacetilla - Libro de Visitas - Concursos y Eventos - Enlaces - Contáctenos

Ediciones Anteriores:
Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas - Parvulario

Copyright © 2000/2007 cayomecenas.com - Todos los derechos reservados.